Sin categoría

Cómo proteger tus muebles de la luz y el polvo

Protección contra los rayos UV

El sol puede ser muy agradable para algunos y para otros no tanto. Sin embargo, para los muebles nunca lo es, ya que los rayos UV pueden ser muy perjudiciales. Sumados al polvo, hay varios problemas que se pueden prevenir con algunos consejos.

Si tienes casa propia, debes saber que el cuidado de los muebles no es una tarea tan simple. Un día puedes limpiarlos y al día siguiente estarán sucios de nuevo. Muchas veces depende del material del que  esté hecho, pero lo que no cambia es el hecho de que se pueden dañar al recibir la luz del sol.

Puede parecer loco, pero simplemente escogiendo las cortinas a medidas indicadas según el sitio del hogar, se pueden cuidar los muebles y alargar su vida útil.

Para habitaciones

En el caso de los dormitorios, en donde la cama es el lugar que ocupa más espacio por sobre otros muebles, unas cortinas enrollables pueden ser la solución perfecta. Este tipo de cortina es muy simple de usar y permite tener un gran control de la luz que ingresa al cuarto. Suelen ser variados colores y diseños, con texturas de todo tipo.

Es recomendable usar colores más claros para iluminar la habitación y así dejar pasar algo de luz natural. Como la cantidad de muebles es inferior a la de cualquier otro cuarto, aquí es posible dejar que entre mayor luminosidad. Para esto las persianas enrollables también son una buena opción.

Para salones y comedores

En estos sitios la penetración de luz solar suele ser más fuerte, ya que hay más ventanas que dan al exterior. También, la presencia de mesas, sillas, sillones, estantes y otros muebles es mayor.

Es por esta última razón, que en estos casos se recomienda utilizar cortinas Sheer Elegance. Este tipo de cortinas se caracteriza por poseer dos telas diferentes en sí misma. Al accionar su mecanismo tipo roller, es posible combinar la técnica blackout con una cortina translúcida. Esto permite un gran control de la luz que entra por la ventana, y por ende, que penetra en los muebles.

Para cocinas, cuartos de lavado y otros

Es en estos lugares en donde existe mayor libertad de decidir qué cortina ocupar, ya que la cantidad de muebles de materiales que se desgastan es menor. En el caso de la cocina, la mayor cantidad de espacio lo ocupan los hornos, microondas y refrigeradores. Igualmente, hay muebles que se ocupan para guardar utensilios, pero estos libran la batalla contra la humedad y el calor propios del lugar.

Para la cocina es posible utilizar una infinidad de persianas y cortinas decorativas. Estas pueden ser cortinas romanas, paneles japoneses,  persianas de madera e incluso tener diseños personalizados.

Para los cuartos de lavado y otros lugares poco transitados, es posible jugar con la imaginación, y si se desea, decorar a gusto personal. Lo ideal es combinar las telas de las cortinas con los adornos que vayan con ellas.

Control del polvo y otros casos

Es imposible dejar de acumular polvo. No obstante, lo que es posible es disminuir la cantidad del mismo que cae sobre los muebles. Para ello, es esencial evitar corrientes de aire en los lugares que tienen más ventanas y muebles. Estas son capaces de levantar el polvo del suelo y esparcirlo por todo el lugar.

De igual forma, existen muebles que  pueden estar en terrazas o patios. Estos pueden cuidarse instalando pérgolas que los protejan del sol. En el caso de querer tener un mayor control de la luz que cae sobre los objetos, existen toldos verticales capaces de anular por completo el paso de luz, y también están los toldos proyectantes, capaces de reclinarse si no se quieren usar.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *